Utilice la armadura de Cristo

Éfeso era una de las ciudades importantes del Imperio Romano. Además de la importancia política y económica, también tenía su lado místico y religioso. Allí estaba el famoso templo dela diosa Diana. Eseera el principal atractivo turístico de la ciudad, afectando inclusive las actividades de muchos cristianos. El apóstol Pablo había trabajado en la congregación de Éfeso y conocía muy bien los desafíos de sus congregados. Él no quería que ellos se alejaran dela fe. Poreso los desafía a que estén preparados y dice: “Tomad toda la armadura que habéis recibido de Dios” (Efesios 6:13). Somos atacados diariamente por conceptos e ideas que quieren alejarnos de la fe en Jesucristo. Nosotros también necesitamos estar preparados, no con nuestros propios méritos y esfuerzos, sino que con las armas que Dios nos da. Dios envió a su propio Hijo, Jesús, para que venciera a nuestros enemigos en la cruz y resucitara mostrando su victoria. Con fe en Jesús, nos ponemos la armadura de Dios y estamos protegidos.

Oremos: Gracias Señor, pues pusiste en mi vida las armas para mantenerme en la fe, aun en los momentos más complicados. Por Jesús. Amén