Vida coherente con la fe

En una pequeña ciudad, humoristas hicieron un juego de muy mal gusto y enviaron a tres ciudadanos una esquela anónima con el mismo mensaje: “¡Todo fue descubierto!”. El resultado fue que uno de ellos se suicidó y los otros dos huyeron con miedo de una acusación o de un escándalo público. Infelizmente, muchas personas dicen ser cristianas y honestas, pero en realidad no viven en comunión con Dios, llevan una vida deshonesta, y no creen de hecho en la Salvación ofrecida por Jesús. Para estos, el destino podrá ser trágico si no cambian de vida. Que Dios nos mantenga en la fe verdadera, en Cristo Jesús, quien nos lleva a la vida eterna con Él en el cielo.


Oremos
: Padre Celestial, por amor a Jesús acéptame también en Tu comunión y concédeme una vida feliz y de obediencia. Amén