Viviendo con miedo

Vivimos en días violentos. Tememos por nuestras vidas y por la de nuestros familiares. ¿Dónde podemos encontrar seguridad para enfrentar estos tiempos tan violentos?. El Rey David, el mayor de todos los reyes de Israel nos muestra donde Él encontró seguridad: “Voy a clamar al Dios altísimo, al Dios que en todo me ayuda” (Salmos 57:2). Realmente la verdadera seguridad solamente la tiene aquel que confía en el Salvador Jesús. El cristiano no está libre de la violencia de nuestras ciudades, pero él encuentra en Dios el coraje para superar el miedo y continuar viviendo confiados de que Dios es por nosotros. Jesús fue también víctima de la violencia, Él fue brutalmente asesinado. ¿Quién lo mató?, tu y yo. Nuestros pecados mataron a Jesús. Dios entregó a Su Hijo para que no tengamos mas miedo de la condenación, sino que estemos seguros de que Cristo resolvió nuestro mayor problema: La muerte eterna. En Cristo encontramos la seguridad que nos libra de todo el miedo. No tengas miedo, confía en Cristo. Él nos protege.

Oremos: Salvador Jesús, protege y dirige mi vida. Líbrame de los peligros y úsame para que tengamos una sociedad más justa y menos violenta. Amén