Yo puedo perdonar

“¡Yo simplemente no puedo perdonar!” El resentimiento y la rabia nos sacan toda la alegría de vivir. Y muchos insisten en decir siempre la misma cosa: “¡Yo no puedo perdonar!” Innúmeras personas están cargando hoy la misma amargura. Quien sabe si tu no eres una de esas personas. Si dices que no puedes perdonar, te estás engañando. Deberías decir: “¡Yo no quiero perdonar!” Pero escucha lo que Dios nos dice: “Pero Yo – Yo mismo – soy tu Dios y por eso perdono tus pecados y los olvido”. Él envió a Jesucristo para asegurarnos el perdón y la vida eterna. Si Él perdona y olvida, ¿Por qué tu no quieres perdonar? Porque olvidar en nunca más hablar sobre el tema. ¡Busca la reconciliación pronto! Perdona y pida perdón, y ¡la paz de Dios llenará de nuevo tu vida!


Oremos:
 Señor mi Dios, que perdonas y olvidas mis pecados, ayúdame a perdonar y olvidar las ofensas de los que están a mi alrededor, para que así yo contribuya para una vida más feliz en este mundo. Por amor a Ti. Amén.