Buscando el perdón

A nadie le gusta admitir sus errores, sin embargo, pedir perdón a Dios es señal de humildad y reconocimiento de la fuente del perdón que es Dios. Muchas personas tienen una gran dificultad en abrir su corazón a Dios en arrepentimiento verdadero. No ganan nada con eso, solamente pierden. Reflexione sobre lo que has hecho y ponte delante de Dios. Ciertamente Él te dará el perdón de todos tus errores y la gran oportunidad para redireccionar tu vida. Fue Dios quien envió a Jesús, Su único Hijo, para morir en la cruz por nosotros y darnos el perdón. Con fe en Cristo podemos siempre confesar nuestros errores, confiar en el perdón y tener la certeza y la alegría de la vida eterna.

Oremos: Querido Dios, líbrame de todos los errores. Perdóname siempre, pues quiero vivir en paz contigo y con las demás personas. Amén.

“Pero te confesé sin reservas mi pecado y mi maldad; decidí confesarte mis pecados, y tú, Señor, los perdonaste” (Salmos 32:5)

Anuncios