Sin fuerzas

¿Dormiste bien anoche? ¿Cómo te sientes? Tan importante para la vida, como el alimento y el agua, el sueño nos renueva y fortalece. Es difícil explicar el sueño y su importancia. Sin embargo, sabemos que después de 100 o hasta 120 horas sin dormir, sufrimos incluso de alucinaciones. Con certeza la mayoría de nosotros no tuvo esta experiencia, pero podemos entender lo que significa estar tan cansados a punto de que nos falten fuerzas. Cuando estamos exhaustos, a punto de perder todas las fuerzas, necesitamos oír lo que la Palabra de Dios nos dice por medio del profeta Isaías: “Los que confían en el Señor tendrán siempre nuevas fuerzas y podrán volar como las águilas; podrán correr sin cansarse y caminar sin fatigarse” . Jesús fue hasta el límite de sus fuerzas para salvarnos. Confía en Él.

Oremos: Señor Jesús, cuando estamos tan cansados que nos faltan las fuerzas y la predisposición para las tareas del día, ayúdanos. Haznos recordar que Tu eres nuestro único refugio y fortaleza. Amén