Preparados para sufrir

“Así como Cristo sufrió en Su cuerpo, también vosotros debéis estar dispuestos a sufrir. Pues el que ha sufrido en el cuerpo ha roto con el pecado” (1 Pedro 4:1)

Son muchas las personas que desean encontrar en el matrimonio, en los negocios o en distintas religiones la felicidad completa, la realización personal, la liberación de los fracasos y la cura a todas las enfermedades. Y esta búsqueda es alimentada por la ansiedad de resolver todos los problemas de la vida lo más rápido posible. Sin embargo, la Palabra de Dios no deja dudas, ella nos afirma que por culpa del pecado, dificultades y sufrimientos de toda clase siempre acompañarán a las personas del mundo entero, incluyendo a los cristianos. La Biblia nos llama a confiar en el perdón y en la salvación de Jesús, en el consuelo de Sus promesas y a orientarnos en Su sabiduría para nuestro diario vivir. ¿Has leído la Biblia? ¿Has buscado respuestas en el lugar correcto?

Oremos: Bondadoso Dios y Padre, ayúdame en los momentos de dolor y sufrimiento, dame sabiduría para encontrar una salida y superar los problemas. En el nombre de Jesús. Amén